Por Maximiliano Abad: La madre de todas las batallas es la lucha contra la inseguridad

Cuentan que Walt Disney decía ante nuevos proyectos que “la mejor manera de empezar algo es dejar de hablar de ello y empezar a hacerlo”. Hace casi dos años, entre los miles de desafíos que tenía la recién asumida gobernadora de la Provincia había uno que desvelaba a todos, por lo descomunal del problema a resolver: ¿Cómo dejamos de lamentarnos por la inseguridad y empezamos a terminar con ella?

Y si hoy tenemos indicadores que mejoran es porque hubo un punto de partida fundamental: reconocer que la inseguridad es un problema que tiene múltiples causas y otros tantos emergentes. Una de sus manifestaciones son los delitos en la vía pública o contra la vida y la propiedad privada de las personas, pero también es inseguridad la ausencia del Estado en cuanto a la obra pública, la corrupción policial en connivencia con el narcotráfico, la mafia sindical, el comercio ilegal, y  que haya una elite que pretenda (y consiga) estar al margen de la ley y quedar impune.

 
Desde que María Eugenia Vidal y el Ministro Cristian Ritondo comenzaron a diseñar la política de seguridad de esta gestión quedó claro que también había un problema que iba de “arriba hacia abajo”, que había que empezar por mirar al Estado y sus vicios, para poder empezar a trabajar en la reconstitución de la convivencia entre bonaerenses: una batalla que nadie había dado hasta el momento.

Por eso, cuando escuchamos por estas horas que la próxima elección en la provincia de Buenos Aires es “la madre de todas las batallas”, yo digo que la verdadera batalla no es contra otras fuerzas políticas, es contra el narco, es contra las mafias, es contra la inseguridad en todas sus formas, le guste a quien le guste, implique a quien implique.

Y son esos puntos los que definen la política contra la inseguridad, cuyos indicadores empiezan a mostrar que es posible revertir la situación que vivíamos hasta 2015: el primero es la lucha contra las mafias; el segundo punto es la lucha contra el narco: investigación, destrucción de bunkers y quema de drogas, como nunca antes; y el tercer eje es mejorar a lo mejor de la policía, que sin duda tiene personal comprometido, capacitado y profesional. Todos estos puntos son los que están disminuyendo las estadísticas de delitos.

Hay muchos desafíos por delante, porque el problema está arraigado en lo más profundo de la matriz social y cultural. Llevará años, e incluso empiezan a ser alarmantes algunas otras formas de la inseguridad, como las muertes por siniestros viales: más de 2200 muertes en la Provincia en 2016, 600 muertes al mes en promedio a nivel nacional. Esto también es inseguridad, y por eso el Ministerio de Seguridad conduce la Superintendencia Policía de Seguridad Vial, que tiene un gran trabajo por delante.

Durante años el Estado bonaerense desatendió una problemática social que se le vino encima. ¿Se puede cambiar el deterioro del nivel educativo sin política? ¿Se puede concientizar sobre los peligros de las drogas sin educación? ¿Se puede lograr que los derechos de la mujer sean respetados y protegidos sin un trabajo constante y sostenido? Sin duda que no. Para eso está el Estado y su política, y todo esto también forma parte de la inseguridad.

Por eso estamos trabajando muy seriamente en una campaña intensiva para concientizar sobre la importancia de hacer las denuncias en los casos de ser víctimas o presenciar la comisión de delitos, abusos de las fuerzas de seguridad, y casos de violencia de género. La denuncia no sólo permite que el Estado llegue a donde más lo necesitan, sino que permite tener datos, estadísticas fiables y un mapa actualizado del delito, que facilita el seguimiento de resultados de las políticas contra la inseguridad.

En este sentido hay una herramienta cuya importancia me parece fundamental: la aplicación Seguridad Provincia, que el Ministerio de Seguridad pone a disposición de los bonaersenses para simplificar el trámite de denuncia. La nueva app permite realizar denuncias sin dirigirse a comisarías, llamar al 911 en caso de emergencias, conocer a los referentes policiales de cada distrito o barrio y colabora con la confección de un mapa del delito. La denuncia que se realiza a través de esta aplicación va directo a la fiscalía, puede ser anónima y absolutamente segura. Todos los bonaerenses pueden descargar la app de forma gratuita para dispositivos IOS y Android.

Se ha dado un gran paso. Dejamos de hablar, y también de escuchar mentiras, para hacer política pública en torno al problema de la inseguridad. Buenos Aires Provincia es una herramienta importante en la lucha contra el delito, lleva sólo algunos segundos instalarla y, lo más importante, nos hace parte de la solución. Para encarar lo que viene necesitamos compromiso ciudadano, necesitamos ser millones, como dice María Eugenia. Vayamos juntos a construir una provincia más segura, ahora que sabemos que es posible.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*