POLITICA: UNIDAD, DIVINO TESORO.

Como ya es de público conocimiento, el Partido Justicialista Bonaerense ha logrado la tan buscada unidad.
Luego de decenas de reuniones, acusaciones, amagues de intervención, teléfonos y WhatsApp al rojo vivo, los muchachos se pusieron de acuerdo. Costó, pero lo hicieron.
Finalmente se impuso la dupla Menéndez-Gray, quienes alternaran en la presidencia del partido dos años cada uno, y por otro lado Espinoza será el presidente del Congreso.
Así de simple y claro. Así de simple se mostró en las fotos y los reportajes.
Pero esto es peronismo. Y nada es tan simple.
Se buscaba la unidad. Pero según con quien se consulte, las motivaciones fueron, son, y seguramente serán distintas.
A veces la unidad se da por criterios, objetivos y perspectivas políticas comunes. A veces, lo que une es el espanto, y otras veces, la unidad tiene que ver con encontrar el lugar adecuado para el sector minoritario, díscolo pero con poder.
Este último caso encuadra perfectamente con el ex intendente de la Matanza, Fernando Espinoza, actual presidente, que buscaba la reelección. Con una lógica básica, pertenece al municipio más grande de la argentina, donde siempre el peronismo gana. Pero… no es menos cierto que carga sobre sus espaldas, la derrota de las últimas tres elecciones bonaerenses. De las que no se hizo cargo, aunque sea en lo gestual. Es, dicen los que lo conocen, el representante más acabado de la vieja política, rechazada en las urnas, y el exponente de las peores mañas y tácticas de la rosca peronista. Algunos lo tratan hasta de impresentable, desde el marketing político. Pero tal vez su principal escollo, es haber utilizado la estructura partidaria en beneficio propio, “conurbanizando” el PJ, y cerrándolo a nuevas posturas,
Del otro lado, hubo, voluntad, inteligencia y mucho trabajo en los últimos dos años, desde un sector que invierte la lógica verticalista del peronismo: los intendentes con poder territorial, responsabilidades de gobierno, y que se distribuyen en forma pareja por toda la provincia.
Si bien la dupla triunfadora es del conurbano, supieron sopesar y equilibrar fuerzas con los intendentes del interior, y fundamentalmente con los sindicalistas no aliados al macrismo.
Así las cosas, se logró la unidad, con fórceps, pero unidad al fin. El premio consuelo se lo llevó Magario, que ocupará la secretaria de la mujer…
Pero veamos que sucedió en nuestra sección, la QUINTA.
Indiscutiblemente, el liderazgo recayó en Juan Pablo de Jesús, ganador en 2015, ante el tsunami amarillo nacional y ganador de las legislativas del 2017, con Cristian Cardozo de candidato, visto por muchos como “el 2”, esto es, el sucesor. En esta elección, en toda la sección, solo tres distritos se impusieron con la boleta de UC.
De Jesús, siguiendo los pasos de su padre, encabeza la lista de consejeros seccionales, y en nombre de los intendentes del interior, ocupará, si los acuerdos se cumplen, la estratégica Secretaria General del Partido.
Fue un actor clave junto a Martin Insaurralde, firme aspirante a la gobernación en un par de años, de esta lista de unidad, y de la aprobación del presupuesto provincial, con grandes beneficios para los municipios, que en una próxima entrega detallaremos. Y también haber articulado la inclusión de jóvenes dirigentes como el caso de Francisco Echarren, de Castelli. Un comentario sobre Echarren. Es un dirigente con futuro, ganó con el FPV, fue funcionario de Vidal, pero dio el portazo, cuando vio que las promesas de gestión eran más grandes que las realidades, y en esta última acompañó a Randazzo, ganando de nuevo. Más allá de algunas críticas el hombre manda en su territorio, y forma parte del nuevo armado.
También lo hace Olivera, de Tordillo, pero más por caridad, que por claridad, ya que en las últimas legislativas perdió en su distrito y no entro como Diputado Provincial.
En síntesis, se ha logrado conformar un equipo que sopesa poder territorial, voluntad de diálogo institucional, amplitud de criterio para la “repatriación” de dirigentes del pejotismo en vías de extinción, bossistas, randazzistas, massistas, y gremialistas, todos con un mismo fin. Poner al PJ bonaerense, en la carrera electoral, con chances de ganar.
Una Renovación sin verso.
Cuál es el rol de la Senadora Fernández de Kirchner?
Y acá se ve el verdadero cambio. Dice Menéndez:
“… Unidad Ciudadana tendría que ser parte del PJ. … El hecho de que Cristina tenga la vocación de hacer crecer a UC es muy bueno, porque ese espacio tiene la posibilidad de hacer ingresar a sus filas a sectores que no vendrían al PJ, como pueden ser los independientes, socialistas y radicales. Por otro lado, no me imagino a Diego Bossio sumándose a UC, pero sí al PJ. Lo mismo con Moyano, con Massa. Desde el PJ podemos reconstruir el peronismo en todas sus vertientes, y después, con la vocación frentista, poder confluir en un correlato electoral con UC y otras fuerzas…”

Cabe destacar que, por último, que el cronograma del PJ provincial prevé la convocatoria a elecciones para el 17 de diciembre de 2017. Dicho día se elegirá un presidente del Consejo Provincial, 32 consejeros titulares y 16 consejeros suplentes (cuatro titulares y dos suplentes por sección).
También 15 consejeros titulares y nueve suplentes de los cuales cinco titulares y tres suplentes representarán a la mujer, cinco titulares y tres suplentes que representarán a la juventud, y cinco titulares y tres suplentes en representación de los sindicatos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*