Editorial: Último tramo de la campaña electoral en el Partido de la Costa.

A poco menos de 10 días de las elecciones del 22 de octubre, donde recordemos, los bonaerenses elegimos Senadores Nacionales, Diputados Nacionales por la Provincia de Buenos Aires, Senadores y Diputados para la legislatura provincial (en el caso de la quinta sección electoral, elegimos senadores) y en el orden municipal, votaremos Concejales y Consejeros Escolares.

Al ser esta una elección de medio término, legislativa, históricamente el votante tiene una actitud más relajada, si la comparamos con las elecciones donde se eligen representantes para el poder ejecutivo (Presidente, Gobernador e Intendente).

Es por eso, que en el caso del Partido de la Costa, la campaña fue totalmente distinta y novedosa, desde el oficialismo municipal.

Según aquellos que más experiencia tienen en cuestiones electorales, es la primera vez en esta etapa democrática, que el candidato a primer concejal por Unidad Ciudadana, recibió un trato, propio de una campaña a Intendente.

Y no es de extrañar. El espacio político que conduce Juan Pablo de Jesús, resulto victorioso en la elección del 2015, donde la quinta sección se tiño de amarillo. Este triunfo, no solo sorprendió a la gente de la gobernadora Vidal, sino también, catapultó al actual intendente, como el referente más importante del justicialismo seccional.

En ese sentido de Jesús, apostó fuerte a su candidato, Cristian Cardozo, un hombre joven que muchos reconocen como del riñón más puro del juanpablismo. Y también, según los memoriosos, es la primera vez que un intendente marca tan claramente quien es el Nº 2 del poder local.

Así las cosas, en el transcurso de esta campaña que está llegando a su fin, pudimos observar, cómo Cardozo, fue consolidando su imagen. Desde el escaso conocimiento, por parte del gran público al comienzo de las PASO, hoy producto de un trabajo de siete días por semana, y acompañado por un heterogéneo equipo, ha adquirido solidez, no solo discursiva, sino de proyectos de cara al futuro inmediato.

Y le toca enfrentar, nada menos que al eterno candidato opositor, Marcos García, quien ha transitado por varios espacios políticos desde 2007 a la fecha. Demasiados, dicen algunos. Pero al que hay que reconocerle que fue el triunfador de las dos elecciones de medio término pasadas, en 2009 y 2013.

Qué marca la diferencia en esta legislativa? El contraste de los perfiles de cada candidato. Por un lado, un Cristian Cardozo, con un piso alto de votos y sin techo, y un Marcos García (“atrasa 20 años”, dice un histórico del peronismo local) que tiene un piso de votos que se ha convertido en su techo.

Si bien estamos en la etapa de campaña, donde ya no se pueden mostrar encuestas (aunque se hacen hasta el último día) estamos en condiciones de afirmar que la diferencia entre ambos es de más de 14 puntos, a favor de Cardozo.
Y no es de extrañar. Mientras el joven oficialista conversa y tiende puentes con amplísimos sectores de nuestra sociedad (Vecinos, Comerciantes y Empresarios, Instituciones y Partidos Políticos) con una postura esperanzadora, y con propuestas, el histórico candidato opositor, no se ha movido un milímetro de su estilo confortativo, denunciador, incluso, agresivo y ofensivo.

Mientras Cardozo muestra un horizonte, García debe defenderse de las acusaciones, graves por cierto, de misoginia, violencia de género, y en los últimos días, de punzantes acusaciones de corrupción. Por caso, vale recordar los dichos de María Eva Venegas, hija del fundador del Partido FE, la “pata peronista de Cambiemos”, partido del cual García es fundador en la Costa “y afiliado Nº 1” según sus dichos. Esas acusaciones ponen a García en el rol de Testaferro del fallecido Venegas, y de “blanqueador” de plata negra de los negocios del sindicalista. Acusaciones que ya están judicializadas, y se suman a la larga lista de “inconvenientes judiciales” de Cotoco, quien siempre se presenta como una “víctima” del poder de turno. Y por si fuera poco, al ganar las PASO, representa a Cambiemos, alianza que incluye, además de FE, al Pro y a la UCR. Dirigentes de este último espacio, desconocen a García como conductor y lo han hecho público, ya que el Candidato, lejos de integrar sectores, ha dicho en varios medios que no iba a llamar a nadie, que quienes perdieron deben sumarse sin más, ya que es el JEFE indiscutido de la oposición. Es este rol, el que cuestionan los radicales.

Claramente dos estilos distintos, dos actitudes distintas, dos prontuarios distintos.

Quien se beneficia por el alejamiento de seguidores de García?

La encuesta a la que tuvimos acceso, revela que Cardozo en primer término y Gabriela Di Francesco en segundo término, recibirían el apoyo de los desencantados de las PASO de Cambiemos.

No está dicha la última palabra. Pero todos los indicios, marcan un claro triunfo de Unidad Ciudadana en la Costa, excepto, claro, que suceda, alguna de las cosas que en otras elecciones, han tenido a García como protagonista central. “Cosas” que intentaron siempre ser golpes de efecto, o manotazos de ahogado, que están reñidas con el espíritu democrático de nuestra sociedad, y que le han valido más de una situación judicial.

Esperamos, desde este medio, que esta historia, no vuelva a repetirse, aunque las informaciones “off de record” indican que hay que estar atentos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*